Hoy inundo mi ser de una inmensa gratitud, por el torrente de bendiciones y cosas maravillosas que continuamente llueven sobre todos nosotros. Abro mis brazos con alegría, para recibir todo lo bueno, y suelto el temor, que no es más que una barrera que impide la manifestación de mis sueños.

Skip to content