Hoy decido hacer aquello que me conducirá al lugar donde quiero llegar. El deseo sin acción no funciona. El miedo al fracaso nos paraliza e impide que podamos realizar nuestros sueños. Tomo la decisión de entrar en acción, puesto que si no hago nada, nada puedo tampoco esperar.

Skip to content