Hoy reconozco mi grandeza. No tengo que compararme con nadie, soy un ser único e irrepetible, con luz propia y todas las capacidades para brillar y mostrar sus talentos al mundo. Tengo dones, conocimientos y habilidades únicas que puedo poner siempre al servicio de la humanidad.

Skip to content