Hoy acepto y valoro las fortalezas, destrezas y habilidades que he ido desarrollando a lo largo de la vida. No me comparo con los demás. La comparación siempre será motivo de frustración, ya que cada uno de nosotros es especial. Todos poseemos talentos maravillosos que nos hacen singulares e irrepetibles.

Skip to content