Hoy medito cada mañana para conectar con mi sabiduría interior. La escuela de la vida es gratificante, y nos ofrece grandes y variadas experiencias para que avancemos tranquilos por el sendero de la existencia. Todos somos alumnos y maestros a la vez. Todos tenemos siempre algo que aprender y algo que enseñar.

Skip to content