Hoy comprendo que no soy culpable de nada. Todo lo que sucede en mi vida es un resultado de las decisiones tomadas en el pasado, como un proceso de aprendizaje continuo. No tengo nada que perdonar, ni sentirme culpable por nada. Todos actuamos según nuestro estado de conciencia y de evolución.

Skip to content