Hoy permito que mi poder espiritual se libere. Me siento libre y rebosante del amor que fluye por todo mi ser, erradicando toda negatividad y desarmonía, y trayendo consigo, paz y confianza en la vida. Cuando tengo paz interior, hago que brote también de los demás, porque el amor siempre atrae lo mejor.  

Skip to content