Hoy suelto la carga y el estrés por todo lo que está pendiente. Acepto que solo puedo dar un paso a la vez, y cada uno me acerca más al lugar donde quiero llegar. En la vida, cada cosa tiene su momento y su ritmo propio. No es posible aprender a correr sin antes caminar. Dejo el afán y vivo en paz.

Skip to content