Hoy acepto y comprendo que nunca estamos solos. Siempre estamos acompañados, guiados y protegidos por seres espirituales que nos envían su energía alentadora y sanadora. Tomar conciencia de esta gran verdad, hace que nuestro paso por esta vida sea más sereno y amable.

Ir al contenido