Hoy acepto que somos una creación perfecta de Dios. Estamos dotados de una inteligencia y una imaginación prodigiosas, que nos permiten conseguir lo que queramos. Debo creer en mí, mucho más cada día, y tener la certeza de que constantemente estoy siendo apoyado y bendecido por la Inteligencia Universal.

Skip to content