Hoy a toda acción le corresponde una reacción. El daño que hacemos a otros, inevitablemente nos traerá resultados indeseables, mientras que actuar desde el corazón y con la intención de beneficiar a los demás, nos generará un torrente de bendiciones y oportunidades maravillosas.

Skip to content