Hoy no tengo que perdonar a nadie, porque todos actuamos según nuestro nivel de comprensión. Todos nos equivocamos, aunque hacemos las cosas lo mejor que podemos. Sufrir por mis errores pasados es una inútil pérdida de tiempo. Todo lo que hacemos es parte de un plan pedagógico divino.

Skip to content