Hoy controlo mi mente y le pido silenciarse ante el aturdimiento. La mente es una herramienta maravillosa que Dios nos dio, pero hay que dirigirla sabiamente, en favor de los mejores deseos y decisiones.

Skip to content