Hoy adopto el hábito de vivir en paz, de manera gozosa, expectante y abierta a recibir lo mejor de la vida. Tengo una fe inquebrantable en que solo lo mejor es para mí, en que tengo una vida grandiosa y así será siempre. 

Ir al contenido