Hoy suelto la preocupación, abandono las cargas y confío plenamente en la vida. El reino de los cielos está en mi interior, aguardando a que lo reconozca y lo acepte como una realidad. Es un estado mental que todos podemos buscar y alcanzar.

Skip to content