Hoy adopto el hábito de vivir de manera gozosa, expectante, confiada, y con la absoluta certeza de que siempre vienen hacia mí, cosas maravillosas. Me niego a llevar sobre mis hombros, el enorme peso de las preocupaciones del mundo. El reino de los cielos está en mi, aguardando a que lo reconozca.

Skip to content