Hoy cada uno recoge exactamente lo que sembró. Quien siembra conscientemente, no le teme a su cosecha. Por el contrario, espera los frutos con alegría y entusiasmo, y sabe que son producto de sus acciones, pensamientos, palabras, y del trato que da a los demás.

Skip to content