Hoy procuro vivir de manera acertada, escuchando la voz de mi conciencia. Él me habla cada vez que tiendo al error o me dejo llevar por la soberbia, la envidia o el orgullo. Me invita a la reflexión, y me dice que, tarde o temprano, todos rendimos cuentas de nuestros actos u omisiones.

Ir al contenido