Hoy el amor no es ciego, lo que sucede es que el verdadero amor siempre ve en el otro lo mejor y de ese modo, logra que brote lo mejor que hay en el interior de cada uno. No escojo a quien amar, todos los seres vivos merecen mi amor y mi respeto, simplemente mantengo mi corazón abierto y dejo que fluya libremente.

Skip to content