Hoy no puedo resolver mis dificultades de la noche a la mañana. Pero, si comienzo ahora mismo a actuar con paz y sabiduría, a ganarme la confianza de las demás personas y a convertirme en una persona comprometida que sirve con amor, pronto veré resultados muy satisfactorios en mi vida, que me llenarán de alegría y tranquilidad.

Ir al contenido