Hoy modifico mi forma de pensar, dejo de quejarme de mis dolencias y vivir centrando mi atención en ellas, para que mi salud sea firme y estable. Las dolencias empeoran por nuestros continuos pensamientos negativos, por nuestras quejas y falta de gratitud por la vida. Con una actitud positiva acelero mi curación y mejoro cada día.

Skip to content