Hoy mi mente es un campo fértil en el que puedo sembrar la semilla que elijo. Quien siembra semillas de odio, envidia o resentimientos cosechará sufrimiento y desventura. Quien siembra amor, respeto y esperanza, cosechará felicidad y paz interior. La vida es simple, es solo cuestión de elección.

Ir al contenido