Hoy mi vida depende de la información que tengo instalada en la mente, por eso reviso muy bien a qué le abro las puertas de mi mente. Si recibo información negativa, cargada de juicios, odios o críticas hacia los demás, seré una persona amargada y frustrada, si es positiva cargada de amor, sabiduría y gratitud, seré feliz.

Skip to content