Hoy tomo la decisión de crear paz en mi interior, para lograrlo debo hacer cambios significativos, aunque sé que mi mente se va a resistir, está cómoda y no quiere cambiar. A ella no le interesan mis sueños, le gusta lo conocido y se resiste a lo desconocido. La mayor enemiga de mis sueños es mi mente, es a ella a quien primero debo convencer, si algo nuevo quiero lograr.

Ir al contenido