Hoy no juzgo porque no quiero ser juzgado, decido vivir sin emitir juicios contra ninguna persona, expresando palabras de amor, bondad y respeto hacia todos. Antes de censurar las acciones ajenas, pienso que si yo estuviera en condiciones similares, haría lo mismo. Todos sin excepción tratamos de hacer siempre lo mejor.

Ir al contenido