Hoy la paz que tengo en mi interior, es igual a la que encuentro afuera; el amor que doy es exacto al que recibo; las sonrisas que regalo, son menores a las que me retornan. La vida es mágica, recibo lo mismo que doy, pero en la mayoría de los casos regresa multiplicado. Esta es la ley que hace que todos tengamos lo que merecemos.

Ir al contenido