Hoy reconozco que todo lo que sucede en mi vida es grandioso y responde a un propósito Divino. Algunas veces nos regala momentos alegres que podemos disfrutar intensamente, otras enfrentamos situaciones difíciles y dolorosas, que no son más que buenas lecciones para madurar y fortalecernos.

Skip to content