Hoy veo crecer mi luz interior, no permito que nada negativo la apague, por el contrario cada día resplandece más y más. La luz interior no puede ser extinguida por ninguna fuerza externa, debe continuar ardiendo y brillando por siempre, independientemente de las condiciones que imperen en el mundo. Mi ejemplo vivo ayuda a cambiar la oscuridad por luz.

Ir al contenido