Hoy suelto el temor y comienzo a actuar para conseguir lo que deseo. Si me caigo sencillamente me vuelvo a levantar y lo intento nuevamente, sin autocompadecerme, quejarme o pensar que la vida es difícil.  Continúo avanzando lleno de fe en que las cosas finalmente saldrán bien.

Ir al contenido