Hoy invierto algún tiempo en soledad y silencio para recargarme de energía positiva y encontrar el valor que me ayuda a enfrentar lo que venga sin temor. Cada mañana me conecto con mi ser interior, agradezco y me lleno de la fortaleza necesaria para avanzar por la vida en paz y con confianza en Dios y en mí mismo.    

Ir al contenido