Hoy me lleno de fortaleza, no me dejo derrumbar por las situaciones aparentemente difíciles. Por complicadas que parezcan las cosas, siempre hay una luz al final del túnel que ilumina mi camino y me deja ver la grandeza y belleza de la vida. La superficie puede estar revuelta, pero si actúo con serenidad y entro en la profundidad de mi ser encuentro paz.

Ir al contenido