Hoy domino mis sentimientos y emociones, de nada sirve acumular conocimientos si no tengo el control sobre mí mismo. Cuando permito que mis emociones gobiernen mi vida, o mis sentimientos influyan sobre mis decisiones, soy como un barco a la deriva. Para llevar mi vida al lugar que deseo, debo autogobernarme.

Ir al contenido