Hoy me trato con amor y respeto, reconozco mi valía personal, mis fortalezas y capacidades. La idea que tenemos de nosotros mismos crea nuestra realidad. Hablo bien de mí, me acepto como soy, confío plenamente en mí y en que puedo crear mi propio bienestar y felicidad, sin depender de nada ni de nadie.

Skip to content