Hoy tomo decisiones con tranquilidad y sin afán. Ahorro mucho tiempo y dinero si hago lo correcto en lugar de precipitarme y actuar impulsivamente y sin pensar. Deshacer los pasos que damos en falso y corregir los errores cometidos, es desagradable y lo puedo evitar actuando con prudencia, paz y serenidad.

Skip to content