Hoy acepto la idea de que todo el poder está en mi mundo interno, dejo de luchar para cambiar las cosas que pasan fuera de mí, no necesito una razón externa para sentir alegría, gratitud o amor por el mundo que me rodea. Todo lo bueno, positivo y grandioso de la vida proviene del mundo interno.

Ir al contenido