Hoy soy feliz, la verdadera felicidad nada tiene que ver con el placer. La dependencia de cosas estimulantes que producen placer nos aleja de nuestra verdadera esencia y conduce a un abismo del cual cuesta mucho trabajo salir. La felicidad proviene de un estado de calma interno y conexión con nuestra divinidad.

Skip to content