Hoy dejo de luchar por tener la razón, mejor actúo con el amor de mi corazón. El cerebro piensa, pero el corazón sabe, la mente analiza, el corazón ama. Lo que proviene de la mente es lógico, analítico y racional, pero, algunas veces mucho análisis produce parálisis. Lleno mi corazón de amor y mi mente de paz.

Skip to content