Hoy acepto la idea de que si cambio mi mundo interno, desaparece la necesidad de encontrar razones externas para sentir paz y plenitud. Los mismos pensamientos siempre conducen a las mismas decisiones y estas a los mismos comportamientos y a las mismas experiencias. Cambio mi mundo cuando cambio mi manera de pensar.

Skip to content