Hoy tengo el privilegio de hacer que un pensamiento parezca más real que la misma realidad. La vida no responde a lo que queremos, sino a lo que somos. Cada vez que tenemos un pensamiento positivo creamos una sustancia química, que nos hace sentir bien, y cada pensamiento negativo nos hace sentir mal y abatidos.

Ir al contenido