Hoy me permito tener más de lo que jamás imaginé. Me amo y me acepto como soy, no le hago resistencia a nada ni a nadie, fluyo con la vida de manera serena y natural. Mi paz interior no tiene precio y no me permito perderla por ningún motivo. Ninguna persona o cosa merece un solo minuto de sufrimiento o ansiedad.

Ir al contenido