Hoy en mi interior fluye una fuente infinita de serenidad y paz. Amo mi cuerpo, lo cuido con dedicación y esmero, soy la única persona en este mundo responsable por lo que en él sucede. Mi salud y bienestar dependen de mi actitud ante la vida y mi respuesta a las diferentes situaciones cotidianas.

Ir al contenido