Hoy la adulación es un veneno en el cual evito caer. No creo en elogios sin motivo que por lo general llevan un interés escondido, prefiero una crítica honesta y respetuosa, que un elogio vacío e innecesario. Una crítica honesta en el momento oportuno, puede ser una voz de alerta sobre algo que necesitamos corregir.  

Ir al contenido