Hoy comienzo el día dando gracias, comprendo que solo por estar vivos ya somos enormemente bendecidos. Cuando somos agradecidos y valoramos todas las cosas buenas de la vida, el amor fluye libremente en nosotros y lo irradiamos a nuestro entorno. La vida se llena de infinita paz cuando agradecemos lo que tenemos.

Skip to content