Hoy no sufro ni me juzgo por mis errores del pasado. No pierdo mi tiempo concentrándome en mis fallas anteriores, simplemente aprendo de ellas, corrijo y sigo adelante disfrutando la vida, aprendiendo a superarme más y más cada día, a valorarme aceptando que cada día puedo ser mejor, sin sentirme culpable por el pasado.

Skip to content