Hoy aprendo que a veces las personas no sienten el mismo cariño que yo les brindo, o simplemente no le dan la misma importancia a mis sentimientos. Eso no está mal, nadie tiene la obligación de sentir lo mismo que yo, el error consiste en sufrir por ello y colocar a otros en un pedestal donde no deben estar.

Ir al contenido