Hoy dejo de intentar cambiar a los demás y me concentro en perfeccionarme a mí mismo, en convertirme en una mejor persona, serena, confiable para todos, gentil y amorosa. Tener buenas relaciones con las personas que nos rodean produce una profunda satisfacción, genera seguridad y bienestar permitiéndome vivir en paz y ser feliz.

Skip to content