Hoy dejo de culpar a la “mala suerte” por las cosas desagradables que pasan en mi vida. Esta actitud no me permite vivir en plenitud con satisfacción y armonía. Comprendo que hay una manera diferente de vivir y que se puede lograr la paz y la felicidad, aceptando y aprendiendo lo que cada situación nos enseña.

Ir al contenido