Hoy la existencia humana tiene un puente que une el mundo interior y el exterior, donde el segundo depende completamente del primero. Para crear prosperidad y felicidad hay que cambiar el del interior mediante el pensamiento y abrirnos a la infinita abundancia que el universo ha dispuesto para nosotros.

Skip to content