Hoy sirvo a la humanidad en la medida de mi capacidad y libre voluntad. Decido no ser causa de tristeza, dolor o sufrimiento para ninguna persona o ser vivo y exaltar la conciencia de hermandad, amor y paz. Si algún día causo daño a alguien, pido a Dios que me corrija para no convertirme en origen de sufrimiento alguno.

Skip to content