Hoy la relación con el dinero y la experiencia de la prosperidad reflejan nuestro proceso interior y nuestro desarrollo de conciencia. El estilo de vida que llevamos, nuestra capacidad de servir y comprometernos con los demás permiten que las riquezas de Dios fluyan a nuestras manos y uso libre y copiosamente.

Skip to content